Inicio
Destinos
Hoteles de Lujo
Tours de Lujo
Acerca de Nosotros
Contáctenos
ENGLISH
mexicomexicomexicomexico
Google






La Casa Que Canta — Zihuatanejo

Camino Escénico a Playa la Ropa

Ubicado sobre un acantilado con vista panorámica en todas las direcciones, Casa que Canta es un romántico hotel de 25 habitaciones que está continuamente en lo más alto de las encuestas de lectores como el mejor resort en México (a pesar de su distancia con respecto a la playa).

La Casa Que Canta

Casa que Canta parece salido de un sueño: un conjunto de suites, piscinas y hamacas que dan a la hermosa bahía de Zihuatanejo. Este escape se encuentra a años luz de distancia de los típicos resorts cercanos a Ixtapa y es un favorito permanente de las parejas que van de luna de miel y de otros que buscan un sitio romántico donde relajarse.

Es difícil imaginar un escenario más sublime, con fantásticas vistas al mar hacia todos lados y olas rompiendo contra las rocas que se encuentran debajo. Las vistas comienzan en la recepción al aire libre, con sus sillas de madera pintada, lámparas colgantes y artesanías locales de buena calidad. Aparte del spa bien equipado, todas las demás áreas públicas y habitaciones hacen un esfuerzo por mirar hacia el mar. Esto incluye las dos espectaculares piscinas de natación, una de las cuales es una soleada piscina infinita de agua fresca rodeada de confortables sillas mullidas de lounge y sombrillas. La otra piscina es de agua salada; se mimetiza con el acantilado y está rodeada de pequeñas terrazas en distintos niveles. No obstante, esto se encuentra demasiado cerca de la costa rocosa, mientras que la playa está pasando la curva.

Por lo general, existe solo un restaurante abierto a la vez: el más informal es el del desayuno y, para la noche, hay magnífica mantelería y velas para acompañar mariscos preparados por el chef ganador de un premio. La cena es el único momento en el que se permite la entrada de personas que no se hospedan en el resort, pero el personal está acostumbrado también a organizar románticas cenas privadas sobre una de las aisladas terrazas que se ubican en diferentes zonas por encima del mar. Existe una gran cantidad de restaurantes y bares a una corta distancia a pie o en taxi (en este resort usted no estará completamente aislado de todo).

Las actividades se limitan sobre todo a las piscinas y a un magnífico centro de fitness, pero los empleados del resort también dan clases de yoga y de cocina. Si es con anticipación, también pueden organizar excursiones locales de snorkel, pesca deportiva en alta mar, o golf.

Esté preparado para subir un montón de escaleras para llegar hasta su habitación dado que existe un solo elevador en toda la propiedad (que sube desde el spa, en caso de que se sienta demasiado masajeado como para caminar un largo trecho). La habitación más pequeña mide 686 pies cuadrados, y cada suite cuenta con mucho espacio, con un balcón o terraza amoblados casi completamente cubiertos para mayor privacidad. El mobiliario y la decoración logran brindar una fuerte sensación de hogar: desde tapices y artesanías regionales hasta el símil de adobe de las paredes. Los baños están repletos de mármol pero tienen artículos de aseo en recipientes de arcilla para evitar derroches. La mayoría de las suites cuentan con una hamaca, además de mullidos sillones y un set de comedor. No venga a este sitio a mirar televisión o a navegar en Internet; en sintonía con la actitud de relajación, la mayoría de las habitaciones no tienen televisiones. El acceso a Internet se encuentra limitado a computadoras en una biblioteca específica, mientras que la recepción cuenta con WiFi.

Las Grand Suites son un poco más amplias, y vienen con un vestidor espacioso, mientras que las Master Suites cuentan con más espacio y una piscina privada. Lo que realmente se destaca son las dos villas con mayordomo: El Ensueño y El Murmullo. La primera es una villa de cuatro dormitorios con acceso directo a una playa de arena, cinco piscinas, más sus propias instalaciones de comedor y biblioteca. El Murmullo aparece en casi todas las fotos exteriores del resort ya que es la parte que más sobresale por estar casi dentro del mar. Con tres pisos, cuatro dormitorios y piscinas por todas partes, es unas de las villas más impresionantes de esta costa.

Con un escenario tan mágico y servicio personalizado por parte de empleados muy eficientes, las cosas son casi perfectas. Existe solo una gran desventaja: la falta de playa. Casa que Canta se encuentra pasando Playa La Ropa, lo cual exige una caminata de cinco minutos por arriba de los acantilados para acceder a ella. Si se contenta con sentarse junto a la piscina y observar las vistas, no tendrá problemas. Pero si le gustaría salir regularmente de su habitación y dirigirse caminando hasta la playa, una mejor opción sería Tides Zihuatanejo.



Sitio Web: La Casa Que Canta
Número total de habitaciones: 25
Precios publicados: $395 a $3360

Reseña y fotos por Timothy Scott


Vuelta a Página de Hoteles de Mexico
Vuelta a Página de Destinos


Inicio | Acerca de Nosotros | Contáctenos | Hoteles de Lujo | Tours de Lujo | Mapa del Sitio